Venezuela, Rusia y a último momento Bolivia en busca de cooperación mutua

Venezuela, Rusia y a último momento Bolivia en busca de cooperación mutua

El pasado viernes el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, recibió en la capital Caracas al primer ministro de Rusia Vladimir Putin, en una visita previamente pactada para estrechar los vínculos comerciales entre las dos naciones, ambas en busca de la salida definitiva de la crisis económica global que por supuesto las afectó al igual que al resto del mundo en mayor o menor medida.

A última hora, y fuera de agenda y protocolo, se sumo a la reunión el mandatario de Bolivia Evo Morales.

Es ésta la primera visita oficial de Putin a Venezuela y se espera que en su transcurso se firmen importantes acuerdos de cooperación sobre todo en el campo energético habida cuenta de la capacidad exportadora de petróleo de los venezolanos, según informaron fuentes oficiales.

El cónclave estuvo precedido el miércoles anterior por la VII Reunión de la Comisión Intergubernamental de alto nivel entre Caracas y Moscú, pero como ya dijimos el viernes se sumó de manera casi inesperada el presidente de Bolivia.

Por su magnitud económica, el principal objetivo de Putin en esta visita es la firma de un acuerdo que permita la creación de una empresa petrolera mixta que tiene prevista la explotación de un nuevo sector de la Faja Petrolífera del Orinoco, una de las más importantes del mundo.

En esta nueva empresa Venezuela va a contar con el 60% de las acciones y Rusia con el 40% restante.

Por estas horas las autoridades planificaban el papel de Bolivia en este nuevo emprendimiento, si iba a aportar también capital o sólo se trataría de una participación con maquinarias, “know how” y material estratégico, dada la experiencia de los bolivianos en materia de explotaciones mineras y gasíferas.

Rafael Ramírez, el ministro de energía y minas venezolano, dijo que los cálculos previos indicaban que la nueva empresa estaría en condiciones de producir 450.000 barriles diarios de crudo pesado, al mismo tiempo que una cantidad de gas natural que bien podría abastecer sin problemas a toda la región y tener un interesante excedente para exportación.

Como objetivo secundario pero obviamente ligado a la actividad principal, las autoridades económicas de Rusia y Venezuela se reunieron en paralelo para comenzar a delinear la posibilidad de la creación de un Banco ruso/venezolano que financie la obra y participe del desarrollo de ambas naciones.

Venezuela tiene previsto además comprar aviones y helicópteros de procedencia rusa para mejorar su equipamiento militar, con lo que se afirmará como el principal cliente de Latinoamérica de la “industria bélica” rusa, como la han dado en llamar los detractores de Chávez.

Si te gusta, ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *